RENOIR VISTO POR BRUNE

Pierre Auguste Renoir (25 de febrero de 1841 - 3 de diciembre de 1919), es uno de los más célebres pintores franceses. No es fácil clasificarlo: perteneció a la escuela impresionista, pero se separó de ella rápidamente por su interés por la pintura de cuerpos femeninos sobre los paisajes. El pintor Rafael tuvo una gran influencia en él. Renoir, ofrece una interpretación más sensual del impresionismo, más inclinada a lo ornamental y a la belleza. No suele incidir en lo más áspero de la vida moderna, como a veces hicieron Manet y Van Gogh.



Mantuvo siempre un pie en la tradición; se puso en relación con los pintores del siglo XVIII que mostraban la sociedad galante del rococó, como Watteau. Renoir En su forma de hacer y trabajar sus obras era meticuloso al máximo, Vollard dijo en una ocasión a este respecto:”Renoir se instaló ante su caballete y su caja de colores abierta. Yo estaba admirado ante el orden y la limpieza allí existente. Aquella paleta, aquellos pinceles, aquellos tubos exprimidos por el uso, pero perfectamente arrollados, todo daba la impresión de una pulcritud femenina”También Brüne dijo del Maestro: ”La vida que se hacia en el estudio, la preparación de las sesiones, la disposición de los útiles del trabajo, todo era nuevo y distinto. Yo creía haber oído que Renoir utilizaba un molinillo especial de colores, que empleaba lienzos especialmente preparados, que usaba un material especialmente escogido y lo que logré ver allí fue una pequeña caja de colores con una docena de tubitos, pequeños pinceles de agudas cerdas, algunos de ellos consumidos y una botella con aceite de linaza decolorado. Esto era todo. En Munich hube de procurarle un simple lienzo aceitado, de grano medio y la esencia de trementina se la cedí y mismo. Su disposición para el trabajo la adaptaba rápidamente, con pocas indicaciones tenia el modelo perfectamente colocado; un legitimo salto de cama parisiense, de tul blanco y lazos rosas, permitían ya presagiar la obra. Con un largo carbón aguzado dibujó con tenues trazos los grandes rasgos, llevando su mirada continuamente del modelo al lienzo, incluyendo el fondo en su exacta situación, insistiendo una vez mas en el leve trazo curvo de la figura, las redondeles del cuerpo, el ovalo de la cara, la plenitud del busto, de tal modo que el cuadro, en plástica hermosa, fue destacándose sobre el limpio fondo. Sobre la paleta, montecitos de color como lentejas. Negro, blanco, y rojo bermellón, nada mas. Con pintura diluida, solo un rastro de color sombreó con algo de negro las sombras profundas, superponiendo gradualmente un pco de blanco y rojo, formando un ligero efecto plástico. Mucho después acudió a un poco de azul y ocre para crear un fondo de tonalidad verdosa y oro. De un dia para otro apenas era perceptible avance alguno;incluso a las tres semanas de trabajo aparecía el lienzo como al principio; nada de brotes espontáneos, paso a paso creación la obra como una Planta.” Según Bruine, Rendir pintaba sus obras fundamentalmente dibujando a lápiz realizando transparencias con colores ligeros y fluidos que no fijaba nunca y como resultado de múltiples lechos muy diluidos nacía el efecto de esmalte característico de sus obras. Como ejemplo de esto, en sus carnaciones utilizaba el blanco y el negro con un poco de rojo, buscando tonalidades en su entorno para que dieran un efecto de carne, sin necesidad de trabajar en estas.. Como diluyente utilizaba el aceite con esencia de trementina. Desgraciadamente, algunas de sus obras actualmente están deterioradas por el uso/abuso que hizo del lápiz ya que este atraviesa las capas tenues. Otro inconveniente de la perduración de sus obras es que al utilizar manchas muy oleaginosas para los fondos y el utilizar múltiples capas tenues superpuestas tenían la tendencia al oscurecimiento de la obra como se puede apreciar en la obra “El matrimonio Sisley” donde se aprecian arrugas de color que ha invadido algunas zonas del cuadro.. Rendir revindicó el negro, desechado por los impresionista al considerarlos como la ausencia del color. Dijo de el.”El negro es el rey de los colores. Yo he detestado siempre el azul de Prusia. He intentado realmente sustituir el negro por una mezcla de rojo y azul, empleando para ello azul de cobalto o de ultramar y hube de volver al negro marfil.” Concluyendo aquí tenemos un ejemplo de trabajo y laboriosidad en un artista que dentro de una época de cambio en su genración supo adaptar su obra sin renunciar a los antiguos maestros. Fue sincero con su trabajo a la vez que creador de estilo. Nunca está reñida la creatividad con el conocimiento previo;principio fundamental de un artista… Ve,aprende y crea. Referencias: Wikipedia,Los materiales de pinutra de Max Doerner

Comentarios

ENTRADAS POPULARES